La Chinata, clave de un éxito basado en el aceite de oliva

En 1932, cuando llegaba el invierno a Malpartida de Plasencia, sus jóvenes bajaban de las fincas de caza que custodiaban a marqueses y condes en la Sierra de Gata para trabajar en los olivares de la dehesa extremeña. Durante dos meses, familias enteras de chinatos -gentilicio de los habitantes de este pueblo de Cáceres- repetían cada día un trayecto que les llevaba desde sus pequeños cultivos hasta la almazara de Florentino Oliva. "Como no tenía olivos, mi bisabuelo decidió montar un molino de piedra en su casa. Allí, los agricultores dejaban montones de aceitunas que al poco tiempo recogían en forma de aceite", señala Fernando Oliva sobre el origen de La Chinata, compañía de la que es el actual propietario y representante de la cuarta generación familiar.



Gracias a la maquila, el dinero que recibía de sus vecinos por molturar las aceitunas, Oliva ahorró lo suficiente para comprar sus propias tierras. "Fue en 1950, la época en la que mi abuelo se incorpora al negocio", señala Oliva. Sin embargo, como los olivares eran parcelas muy caras, la familia se hizo con tierras de cereal, de las que obtenían trigo y maíz, y, con el sobrante, elaboraban cuerdas y otros aperos para venderlos.

Pese a dedicarse a numerosas tareas agrícolas, los Oliva nunca abandonaron su trabajo en la almazara. "El aceite empezó a venderse más caro y, en apenas diez años, se hicieron con sus propios olivares", afirma el actual responsable de la compañía familiar. Así, a mediados del siglo XX, en su almazara transformaban 200 toneladas de aceituna en miles de litros de aceite de oliva que empezaron a vender en el sur de Castilla y León y Madrid.

Pese a contar con más de cincuenta años de trayectoria, no fue hasta 1980 cuando la empresa comenzó a conocerse como La Chinata. "Mi padre registró el nombre de la compañía", señala Oliva. Así, las nuevas generaciones incorporaron su etiqueta a las botellas y viajaron por Italia para descubrir la técnica de los mejores maestros oleícolas.

Tras tomar ideas en el país transalpino, en 1996 pusieron a la venta su primer producto derivado del aceite: jabón artesanal a partir de sedimentos de las olivas. "Además mandaron sus aceitunas a fábricas de paté", afirma Oliva, sobre los dos primeros artículos con los que se inicia la diversificación de su stock.

La buena acogida de estos dos productos animó a los responsables de La Chinata a seguir ese camino. Así, se especializaron en desarrollar productos extremeños para los turistas. "Líneas de paté, chocolates y cremas, todos elaborados a partir de nuestro aceite de oliva", señala el actual propietario.

La proliferación de las tiendas gourmet animó a la compañía a abrir su propio espacio, llevando su sello hasta la capital. El éxito de este local impulsó a uno de sus clientes a solicitar una licencia como franquiciado. Comenzaba así la expansión de La Chinata por todo el territorio nacional, donde cuentan con 40 sedes y supuso su trampolín hacia el extranjero. "Vendemos en más de 40 países y tenemos sede en diez, entre los que destacan algunos como Corea del Sur, donde son muy aficionados a la cosmética o Guatemala", concluye.

¿Dónde se encuentran los productos de La Chinata?

En pequeñas tiendas especializadas. Pueden ser de cosmética o de estilo 'gourmet', pero nunca distribuimos nuestros productos a grandes superficies.

¿Con cuántos productos cuenta la pyme en 'stock'?

Entre los distintos aceites, condimentos para cocinar y la cosmética superan los 200.

¿Cuántos litros de aceite producen al año?

La Chinata produce entre 2,5 millones de litros de aceite de oliva virgen cada año y otros tres millones de aceites de semilla.

¿Cuál es el número de trabajadores que tiene la pyme?

La compañía cuenta con una plantilla de 28 empleados y el año pasado facturó un montante de 22 millones de euros.

Para elaborar un buen aceite de oliva, las aceitunas deben llegar frescas y tiernas desde el olivar. Por eso, La Chinata ha construido su nueva almazara en Plasencia, a escasos kilómetros del molino donde comenzaron su actividad. "En nuestras nuevas instalaciones elaboramos el aceite siguiendo antiguas técnicas de prensado", comenta Fernando Oliva. Además, aunque muchos de sus artículos los fabriquen otras empresas siempre incorporan su aceite, "desde los chocolates hasta el desodorante".

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.